Identidad

Un mundo igualitario entre hombres y mujeres es posible. Una sociedad armónica en la que mujeres y hombres comparten el acceso a los recursos económicos indiscriminadamente, puede conseguirse. El talento está y aprovecharlo para una sociedad mejor y más integradora es cosa de todas y todos”.

Principios Empoderamiento de la Mujer WEP

Empoderar a las mujeres para que participen plenamente en todos los sectores y a todos los niveles de la actividad económica resulta fundamental para construir economías fuertes.

Objetivos:

  • Establecer sociedades más estables y justas.
  • Alcanzar los objetivos de desarrollo, sostenibilidad y derechos humanos acordados internacionalmente.
  • Mejorar la calidad de vida de las mujeres, de los hombres, de las familias y de las comunidades.
  • Promover las prácticas y objetivos empresariales.

Los 7 Principios para el Empoderamiento de las Mujeres ofrecen un conjunto de reflexiones destinadas a ayudar al sector privado a centrarse en los elementos clave para la promoción de la igualdad de género en el lugar de trabajo, en el mercado y en la comunidad.

1. Una dirección que promueva la igualdad de género.

Reivindicar un apoyo de alto nivel y políticas directas de primer nivel a favor de la igualdad de género y de los derechos humanos.

Fijar objetivos y resultados a nivel empresarial para la igualdad de género e incluir la noción de progreso entre los factores de evaluación de rendimiento de los gerentes empresariales.

Comprometer las partes implicadas internas y externas en el desarrollo de políticas, programas y planes de implementación empresariales a favor de la igualdad.

Garantizar que todas las políticas incluyan la dimensión de género -mediante la identificación de factores cuyos impactos varían según el género - y que la cultura empresarial fomente la igualdad y la integración.

2. Igualdad de oportunidades, integración y no discriminación

Ofrecer la misma remuneración y los mismos beneficios por trabajo de igual valor y procurar pagar un salario mínimo vital a todos los hombres y mujeres. Asegurarse de que las políticas y las prácticas de trabajo estén exentas de cualquier discriminación de género. Implementar la contratación y la protección del empleo que integre la dimensión de género, contratar y nombrar proactivamente a mujeres a puestos directivos y de responsabilidades, así como en el seno del consejo de administración. Garantizar una participación suficiente de mujeres — 30% o más — en los procesos de toma de decisión y de dirección a todos los niveles y en todos los sectores económicos. Ofrecer condiciones laborales flexibles, así como la posibilidad de renunciar y de volver a ocupar puestos de igual remuneración y estatus. Favorecer, tanto a las mujeres como a los hombres, el acceso a guarderías y la atención a personas dependientes a través de los servicios, la información y los recursos necesarios.

3. Salud, seguridad y una vida libre de violencia.

Tener en cuenta los impactos diferenciales sobre mujeres y hombres, ofrecer condiciones de trabajo seguras y protección frente a la exposición a los materiales peligrosos, así como informar de todos los riesgos potenciales en cuanto a salud reproductiva. Instaurar una política de tolerancia cero hacia cualquier forma de violencia en el entorno laboral que contemple los abusos verbales y físicos y prevenir el acoso sexual. Procurar el ofrecimiento de un seguro médico y cualquier otro servicio pertinente — incluido para las supervivientes de la violencia de género — y garantizar un acceso equitativo a todos los empleados. Respetar el derecho de las mujeres y de los hombres a disfrutar de un tiempo libre para que ellos o las personas a su cargo puedan recibir asistencia médica o asesoramiento. Mediante un acuerdo con los empleados, identificar y tratar las cuestiones de seguridad, incluidas la de las mujeres en sus traslados desde y hasta su lugar de trabajo y todas las relativas al ámbito de actuación de la empresa. Formar al personal de seguridad y a los directivos para que puedan identificar los signos de violencia contra las mujeres y entender las leyes y las políticas empresariales relativas a la trata de seres humanos y la explotación sexual y laboral.

4. Educación y formación

Invertir en políticas y programas de actuación en el lugar de trabajo que favorezcan al avance de las mujeres a todos los niveles y en todos los sectores económicos y que promuevan el acceso de las mujeres a todas las profesiones no tradicionales. Garantizar el acceso equitativo a todos los programas de formación y de educación patrocinados por las empresas, incluidas las clases de alfabetización y las formaciones vocacionales y en tecnología de la información. Garantizar la igualdad de oportunidades en la creación de redes, y de actividades de tutoría formal e informal. Ofrecer oportunidades necesarias para la promoción del estudio de viabilidad del empoderamiento de las mujeres y del impacto positivo de la integración sobre los hombres y las mujeres.

5. Desarrollo empresarial, cadena de suministros y prácticas de marketing

Extender las relaciones empresariales a las empresas dirigidas por mujeres, incluidas a las pequeñas empresas y a las mujeres empresarias. Promover soluciones que integren la dimensión de género a los obstáculos que suponen los créditos y los préstamos. Pedir a los socios y a las entidades pares que respeten el compromiso de la empresa de favorecer la igualdad y la integración. Respetar la dignidad de las mujeres en todos los productos de la empresa, ya sean de marketing u otros. Garantizar que los productos, servicios e instalaciones de la empresa no se utilicen para fines de trata de seres humanos y/o de explotación sexual o laboral.

6. Liderazgo comunitario y compromiso

Dar ejemplo — compromiso de empresas de prestigio, para la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Ejercer presión, de forma individual o conjunta, para defender la igualdad de género y colaborar con socios, proveedores y líderes comunitarios en la promoción de la integración. Trabajar con los representantes de la comunidad y los cuerpos oficiales entre otros, con el fin de erradicar la discriminación y la explotación y de generar nuevas oportunidades para las mujeres y las niñas. Promover y reconocer el liderazgo femenino y su contribución en sus comunidades, así como garantizar la suficiente representación de las mujeres en cualquier mecanismo de consulta comunitaria. Utilizar programas filantrópicos y becas para apoyar el compromiso empresarial con la integración, la igualdad y la defensa de los derechos humanos.

7. Transparencia, evaluación e información

Difundir las políticas empresariales y los planes de implementación a favor de la igualdad de género. Establecer puntos de referencia que permitan evaluar la integración de las mujeres en todos los niveles. Evaluar y difundir los progresos alcanzados, interna y externamente, mediante el uso de datos desglosados por sexo. Integrar los indicadores de género en las obligaciones de rendición de cuentas en curso.