¿Igualdad en las empresas del Siglo XXI? Por Silvia Vigatà

Hola, soy Silvia Vigatà, presidenta de la Federación Internacional de Empresarias BPW Spain y secretaria el consejo de administración de mi grupo de empresas familiares. En el momento en que la empresa iba a pasar a una segunda generación me vi afectada por el rol machista que a día de hoy continúa habiendo en la sociedad y que solo implica que la desigualdad laboral entre hombres y mujeres sigue en auge en pleno siglo XXI

Pese a ser la mayor, era mi hermano pequeño quien iba a coger el relevo de nuestra empresa porque continúa habiendo un rol de heredero en la gran mayoría de empresas familiares. Es algo que se lleva haciendo toda la vida, en el que es el hombre quien debe llevar la cabeza visible. Pero en ese momento decidí cambiar las cosas, plantarme ante mi familia y luchar por lo que quería y correspondía. Fue una negociación ardua, pero a día de hoy soy la cara visible de la empresa y mi hermano ejerce de CEO. 

El 97% de las empresas en España son pequeñas y medianas empresas, de ellas el 89% son empresas familiares, es por eso que la empresa familiar en nuestro país tiene tanta fuerza. Ha sido en muchas reuniones en las que me he cruzado con casos como el mío en el que mujeres han tenido que romper las costumbres de su familia para encabezar sus empresas. 

A las mujeres nos toca luchar contra nuestras familias, educarles y romper los moldes ya creados generaciones atrás. Nos toca educar en la conciliación, hacer entender que los sueldos no deben de ser diferentes porque las mujeres también podemos ser las proveedoras en nuestras familias. Las cosas en estos momentos no están bien enfocadas. Las mujeres en el terreno empresarial tenemos que estar educando y rompiendo techos constantemente. 

Muchas mujeres en edad de jubilación están cobrando pensiones muy por debajo de los hombres porque no tienen los mismos años cotizados. Pero esto se debe a los años que las mujeres se vieron obligadas a dejar de trabajar porque la conciliación una vez tenidos hijos, era inexistente. Y hay mujeres pasando penurias por esto, algo que debería arreglarse pronto por parte de las instituciones.

La mayor problemática es que las mujeres, para llegar a puestos de alta dirección, debemos estar más preparadas que los hombres y, no solo eso, si no que también, cuando ese momento llega, normalmente es a la edad de 32-35 años, coincidente con la edad de la maternidad. El momento de nuestra cumbre profesional es el momento de la maternidad, pero no nos ayudan a compaginar ambos roles. Y esta puede ser una de las causas de que en España cada vez están disminuyendo más los índices de natalidad.

Aún tenemos mucho camino por recorrer. Por ello quiero dirigirme al Congreso de los Diputados. Porque a parte de todo esto, la pandemia ha provocado un retroceso en toda una generación para alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres. Hemos sido nosotras las que en muchas ocasiones hemos tenido que abandonar nuestros trabajos para poder ser cuidadoras. Desde el año pasado las mujeres hemos padecido las consecuencias de la desigualdad, la COVID-19 es el mayor revés para la igualdad de género en la última década y es necesario que se luche desde las instituciones para paliarlo y que el camino a la igualdad laboral real continúe. 

Publicado en: OSOIGO 26 de agosto 2021

https://www.osoigo.com/es/silvia-vigata-igualdad-en-las-empresas-del-sig...